12/12/12 ¿Qué querrías hacer si hoy fuese tu último día de vida?

Aunque nadie medianamente cuerdo creerá a estas alturas que los Mayas tenían razón, este “Día del fin del mundo” me vale como excusa para lanzarte la siguiente pregunta; Si hoy fuese tu último día de vida, ¿qué te gustaría hacer?

Sin duda se nos ocurrirían miles de cosas pero realmente ¿cuántos de nosotros hará hoy alguna esas cosas? Y lo que es peor… ¿cuántos las intentaríamos?

Steve Jobs, el gran gurú de la tecnología pero sobretodo el gran emprendedor, hablo de esta misma reflexión en su famoso discurso de Stanford. Un auténtico manual para emprendedores y en general para llevar una vida llena de felicidad.

Hoy quiero compartir con vosotros algunas de las sabias enseñanzas que me enseñó ese discurso.

“Recordar que voy a morir es la mejor forma que conozco para evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder”

Alguien dijo alguna vez que toda crisis conlleva una oportunidad. Actualmente todo el mundo podemos sentir la crisis pero no todos ven las oportunidades que deja tras de sí. Parafraseando también una de mis películas favoritas “solo cuando lo has perdido todo eres libre para actuar”.

Pero no hace falta perder grandes cosas para cambiar, al fin y al cabo ¿qué hay más valioso que nuestra propia vida?

Esta crisis en una etapa en la que todos los emprendedores podemos jugar con muy poco riesgo. Es ahora el momento en el que hay que lanzarse a por los sueños que uno anhela de verdad. Los negocios online han hecho posible que se puedan abaratar costes y que prácticamente todas las personas sean capaces de montar su propio negocio online haciendo aquello que más les gusta hacer.

En algunos casos este paso es imposible ya que existen muchos factores externos pero en en la mayor parte de los casos tan solo el miedo al fracaso o al ridículo nos impide hacer lo que realmente queremos.

“Vuestro tiempo es limitado así que no lo malgastéis viviendo la vida de otro”

Si lo pensamos detenidamente pasaremos una buena parte de nuestra vida trabajando. Dicho así puede que a muchos de vosotros os acabe de hundir la moral y cada vez más empecéis a replantearos el fin del mundo como una bendición, pero lo que debemos pensar es qué ocurriría si trabajásemos en aquello que nos apasiona.

Una vez escuché una de las frases que más me han marcado. Decía algo así como que si trabajas en aquello que te apasiona no tendrás que trabajar ni un solo día en tu vida. Definitivamente es cierto.

“Sigue hambriento, sigue alocado” 

No os conforméis con lo que el destino os tiene preparado. Actualmente el destino no es demasiado bondadoso con los españoles así como tampoco lo es con otra mucha gente.

Tal y como decía Steve Jobs, hay que tener fe en lo que uno hace y sobretodo no dejar de ilusionarse nunca por las cosas que hacemos. Tanto si vas a emprender un negocio como para tus cuestiones personales jamás debes rendirte.

Existen dos factores comunes a todas las personas que conozco que han alcanzado el éxito en su vida, tanto profesional como personalmente hablando. El primero es que todos ellos han tropezado en algún momento. El segundo es que se han levantado y han seguido intentándolo.

Intentar las cosas mil veces no te garantizará el éxito pero esta ecuación sí funciona al contrario con certeza absoluta. Si no lo intentas jamás lo conseguirás.

Stay Hungry, stay foolish!

Déjame tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *